Páginas

13 de abril de 2013

Sexta Entrada, Gritos, dolor, muerte. Pecado en la edad media

Gritos, dolor, muerte. Pecado en la edad media

 “He cometido el peor de los pecados, quise ser feliz”
Santa Teresa de Jesús

Europa medieval, luego de que la gran Roma se dividiera y con las invasiones bárbaras, fue dividida en reinos y el esplendor del gran imperio había terminado. Una institución religiosa que el Emperador romano Teodosio en Edicto de Tesalónica (380 d.C.) instauro como religión Oficial del Imperio Romano al catolicismo, que fue antecedido  por el Edicto de Milán (313) y el Concilio de Nicea (325) que fueron desarrollados bajo el mandato de Constantino I, en los cuales se declaraba la libertad de culto, lo que marcó el fin de la persecución de los cristianos  (Edicto de Milán), y se promulgaron las bases de la iglesia Romana (Concilio de Nicea). La lógica general de los acontecimientos llevaría a pensar que al acabar con el imperio romano su nueva religión al igual que muchas de sus costumbres y entidades fueran modificadas por las costumbres bárbaras.
Pero en el siglo VI la iglesia católica ya estaba presente en la mayoría de reinos paganos que habían destruido el imperio romano en los anteriores siglos[1], ahora estaban bajo no solo el poder religioso de la iglesia católica, también bajo un fuerte poder político y económico. La vida religiosa fue utilizada como medio para que los campesinos, burgueses, nobles y monarcas pagaran diezmo al papa (Vaticano) el cual se había convertido en la mayor figura de autoridad de todo el Noroeste de Europa. Basándose en la filosofía Patrística, funcionando como un ente político directo y sin tener ningún escrúpulo a la hora de tratar contra aquellas personas que no seguían las normas que ellos exigían cumplir, Así empezó lo que algunos llaman la venganza del Imperio Romano.
El ente encargado de eliminar la herejía e la faz de la tierra fue nombrado la Inquisición, llamada por el pueblo español como “la leyenda negra”[2] y fue fundada en 1184. Al inicio de la religión, todo aquel que incumplía la ley divina era excomulgado de la religión. Pero al adquirir el gran poder que se analizó anteriormente, se observa como no solo se excomulga al pecador, también se convierte automáticamente en enemigo del estado. El mismo San Agustín Acepto los fines de la Inquisición teniendo sus reservas, aunque algunos lo llaman el padre de la inquisición “Agustín, el último gran hombre de la antigüedad latina, se está pasando de la raya. La doctrina que aquí enuncia tendrá su eco a través de las épocas en las más crueles infamias ejecutadas con la más alta de las justificaciones. Agustín, padre de tantas cosas, también es padre de la Inquisición”[3]  Cahill no sé equivoca en su pensamiento ya que, “hasta el siglo XII la inquisición no aceptaba el castigo físico, en dicho siglo y gracias a el resurgimiento de la herejía organizada al sur de Francia […] La cual no coincidía con los puntos de vista de la Iglesia […] Como reacción ante esto, el Papa Inocencio III organiza una cruzada en contra de los albigenses promulgando una legislación punitiva contra ellos”[4]. Esto se marca en la bula “Ad abolendam” (1184) que fue propuesta por el papa como un instrumento para terminar con la herejía, consistía en la creación del tribunal de la santa inquisición, y los encargados de ejecutar los castigos que fuesen promulgados por este eran los laicos. El poder inquisitorial les fue dado a los obispos donde se les exigía intervenir activamente a eliminar la herejía y se les daba el poder de poder juzgar y condenar a los herejes de su diócesis.
La inquisición tuvo tres importantes momentos, el primero fue llamado inquisición episcopal, ya que eran órganos separados que actuaban independientemente, administrada por los obispos. El segundo fue promulgado por el fracaso de la inquisición episcopal, ya que la toma de decisiones de algunos obispos estaba a favor de los herejes de la institución, mediante la bula Excommunicamus (1231) convertía en la autoridad de la inquisición a él Papa y era controlada por los dominicos. Y el tercero fue autorizado por el papa Inocencio IV en la bula Ad extirpanda (1252) permitía el uso de la tortura para obtener la confesión de los reos.
Criminales, manuscritos, mitos, leyendas, recetas, secretos, detractores, inocentes, hombres, mujeres y niños fueron juzgados por la inquisición, la organización de la iglesia, para juzgar los herejes de la iglesia, manejada por la iglesia, no se ve como una institución en el contexto moderno que sea éticamente correcta, si en el mundo modernos es castigado con mano de hierro las políticas corruptas, donde un inocente es juzgado por un crimen que no ejecuto, o cuando a un criminal queda en libertad, por razones que ni ellos mismos llegan a comprender, solo por enumerar algunos ejemplos. Pero estos se quedan cortos, mujeres encontradas recolectando plantas medicinales eran juzgadas de brujería, mujeres violadas por padres eran juzgadas por tener demonios, hombres que no pagaban el diezmo, niños hijos de prostitutas que tenían que vivir de lo que pudieran robar, filosofía, medicina, arte, mitología, poesía juzgados como libros herejes y quemados tanto ellos como sus propietarios.

¿Cuál fue su pecado?
Uno de los santos y filósofos más representativos de la edad media ayuda con su postura personal para poder fabricar una imagen más clara y concisa del pecado “El pecado ofende a Dios lo que perjudica al hombre.” Se observa como el pecado tiene dos acciones que lo definen, acción y reacción, todo lo que se haga en contra de lo que dice la institución divina será considerado pecado, pero no solo es malo para la institución como tal, también es visto como malo por el mismo “Dios” y este mandara un castigo a esa acción, y de esta forma fácilmente se puede encasillar como correctas las acciones de la inquisición. Ya que “Dios” le da la obligación a la iglesia de intermediar sus acciones en esta tierra, para que luego cuando el alma del pecador abandone su cuerpo aquel “Dios amoroso” lo juzgue y lo envié al purgatorio o al infierno a que pague por todos sus pecados. Esta postura hace recordar aquel “Dios justo” castigador del Antiguo testamento especialmente en el génesis y el éxodo, jugando como cualquier sádico con la vida de su pueblo prometido, destruyendo ciudades, ejércitos e incluso inundando todo el planeta demostrando su suprema bondad. Pero más allá de la historia Judía, la iglesia paso por alto el cambio que supone el Cristianismo a el Judaísmo, y como su mismo profeta Jesús de Nazaret llamo el onceavo mandamiento “Ámense unos a los otros como yo los he amado”, y más allá de sus palabras con sus acciones, revolucionando un país guerrero pero también esclavo, siendo el profeta final según los cristianos, el centro de su religión, pero ¿era el centro de su institución Jesús?
Como decía Johann Wolfgang Goethe “Los pecados escriben la historia, el bien es silencioso.” Ayuda a centrar la visión e intentar pensar si se habla de institución e acepta que todos sus individuos son iguales, la vida de muchos religiosos de todas las religiones muestran como las excepciones abecés se pasan por alto y los pecados son los que marcan la historia, “Un ejemplo vivo fue el caso del primer director de la Inquisición de Hungría, Paulus Hungarus, quien por misericordia defendió a los chamanes paganos húngaros valiéndose de su gran influencia con el Papa Inocencio III, e inclusive aseguró que estos al adorar al sol adoraban al ente supremo que era el mismo Dios, así que no hallaba razón para condenar a la gente.”[5]
Pablo Merizalde Maya.





[1] BAKER, Robert A. Compendio de la historia cristiana, Broadman Press (1959)
[2] ARNOLDSSON, Sverker. La leyenda negra (1960)
[3] CAHILL, Thomas, de cómo los irlandeses salvaron la civilización, Editorial Norma (2008)
[4] http://tupapimayer.wordpress.com/inquisicion-o-santa-inquisicion/
[5] Fehér, J. (1967). Magyar Középkori Inkvizicio. Buenos Aires, Argentina: Editorial Transilvania.


6 de abril de 2013

Una respuesta en tiempo de preguntas

"Camino por un camino que llamamos vida siempre solo, tropezando, lamentando y superando. Todo es una acción y la acción llego a serlo todo"

Pero algo seguía sin sonar bien así que quite algunas palabras.

"Camino por la vida solo, tropezando, lamentando y superando. Todo es una acción y llego a serlo todo"

Me sentía más sincero pero no lo suficiente así que seguí seleccionando palabras

"La vida es una acción y llego a serlo todo"

Y en ese momento descubrí la respuesta y me sentí como un inútil ya que estaba conmigo todo el tiempo

"La vida es todo".

12 de diciembre de 2012

El baúl del pensamiento, Grandes mentes en enorme olvido



El universo no está definido más allá de donde nos permitan ver nuestros sentidos, o tal vez algún mundo metafísico realmente pueda enseñarnos más allá de la simple física. Hoy publicare el segundo “El baúl del pensamiento”, este no es un texto propio, fue escrito por un amigo de aquellos que desde la infancia me acompaño en el camino, en este corto texto nos mostrara un poco más que tanto nos controlan los medios de comunicación, como olvidamos a los verdaderos héroes dejando que se pierdan en el olvido, sin más preámbulo “Grandes mentes en enorme olvido” por Daniel Padierna

Muchas veces somos incapaces de reconocer un tesoro cuando lo vemos con nuestros propios ojos, tal vez por pleno desconocimiento del mismo, por ser un conflicto para nuestros intereses, por un desinterés injustificado desde todo contexto, por un sentimiento de ego o envidia que nos impide sacar fruto de aquel prospero árbol bendecido por uno que otro privilegio del destino; o por simplemente una holgazanería de la profundidad de alguna de las fosas Marianas que nos obstaculiza día tras día a iniciar la búsqueda de nuestro progreso mientras que nos vamos degenerando en nuestro propia conciencia sin darnos cuenta de la necesidad existente que hay por ese tesoro. Todas estas anteriores situaciones es lo que desde hace varias décadas le ha pasado a nuestra desbaratada sociedad llena de violencia propia de una civilización inculta que se sigue malcriando a través de los rellenos sanitarios de la decepcionante fanfarria descomunal de los grupos de comunicación mediáticos, la vieja clase política, los intereses ególatras y luchas campales sin lógica. No digo todo esto por haber deslumbrado con mis cinco sentidos la falta de ética de algún que otro programa de televisión, las incoherencias de ciertos políticos que debieron pertenecer a aquella antigua época del oscurantismo, los constantes actos de violencia de mi país, la necesidad urgente de una inversión seria en educación ni  la deficiencia en la búsqueda de al menos un pequeño bien común (que ya con eso tendría suficiente para otros diez o quince artículos); sino porque seguimos demostrando que no tenemos el simple acto de honradez de darle un gracias sincero y de la respectiva magnitud a uno de los grandes personajes que haya germinando en este país: Gabriel García Márquez o mejor conocido como Gabo.

Estamos plagados de noticias violentas, amarillistas, faranduleras y vacías en importancia transmitidas diariamente en los diversos medios de comunicación existentes y que únicamente le concedamos entre 4 y 7 minutos en la televisión o con uno que otro articulito de periódico a uno de los grandes escritores que el mundo haya conocido y solamente porque unas pocas personas publicaron entre las efemérides de su página web el recordatorio de los 30 años en que nuestro Gabo fue condecorado con su bien merecido Nobel; y es tanto el desinterés que le damos a su obra que apuesto a que hoy 11 de diciembre de 2012 a que casi nadie recordará que tuvimos aquel grato regalo que seguimos dejando abandonado en el viejo sótano de nuestra biblioteca mental. Y yo me pregunto: ¿Qué carajo necesitamos para mostrarle a este genio de las letras hispanas un acto de agradecimiento justo? Porque no basta con que le pongamos su nombre a cualquier escuela o biblioteca, no basta con rememorarlo en alguna fecha especial, no basta con usar alguna de sus frases y publicarlo por alguna red social, no basta con decir que Cien años de soledad es una joya literaria (Y ciertamente lo es) sin siquiera tener conocimiento de que se trata el libro, tenemos que poner la mano en el corazón y ante todo reflexionar profundamente de la enorme riqueza que nos ha brindado Gabriel García Márquez   a través de su vida, leer con total interés alguna de sus bellas obras y descubrir que aquella República Bananera que tanto mencionaba en sus escritos es demasiado similar a lo que he estado describiendo a lo largo de este texto y de lo que muchos otros que conozco también porque han hecho este mismo acto inicial  en honor a nuestro Gabo.

Y lamentablemente, él no ha sido el único afectado en esta vieja y desastrosa historia de uno de los tantos pecados de nuestra país; porque por esa mismo tribunal de cuentas totalmente corrupto han sido condenados a cadenas intolerables de olvido numerosos personajes que han hecho mucho por esta patria como son Pedro Nel Gómez, Álvaro Gómez Hurtado, Débora Arango, Epifanio Montoya Uribe o Santa Bernarda; y que únicamente siguen vivos en algunos pequeños espacios gracias al esfuerzo continuo de unos pocos a los que les doy mis más sinceras admiraciones por no dejar morir tan importantes aportes y que si no fuera por ellos, tal vez no estaría escribiendo estas palabras. Lo único que deseo con este escrito es mostrar mi indignación ante el olvido imperdonable en que dejamos gran parte de nuestra historia y que reemplazamos con banalidades fruto de un placer egoísta, regresivo y meramente materialista que nos siguen condenando día a día a la soledad de la que alguna vez hablo Gabo cuando narraba los múltiples desastres que ocurrían en Macondo y que rememoró en un contexto más real en su discurso de aceptación del premio nobel de literatura en 1982.


 

30 de noviembre de 2012

El baúl del pensamiento, Diciembre negro


Bienvenidos este es una nueva sección de más allá de la razón, se llama el baúl del pensamiento, en este se trataran temas controversiales y actuales. Este primer escrito nos narra un poco la problemática que se vive actualmente en Colombia.

Diciembre Negro


Caminando por un sector de mi cuidad observe unos pequeños niños reunidos en una pequeña ronda riendo y hablando, lo cual me puso melancólico por todos aquellos momentos que no se me permitieron vivir por cuestiones familiares, de improvisto una pequeña chispa salió de el centro de los infantes y una pequeña explosión aturdió mis sentidos por un segundo, después de unos segundos volví en mi, y no pude dejar de pensar el nivel de degradación que esta sufriendo mi país.
 Soy Colombiano y estoy orgulloso de ellos pero a diario me cuestiono si realmente mi país va por un buen camino, un país que cuestiona muchos otros estados que son callados sin darse cuenta que nos están tapando los ojos y haciendo caminar por sendas que solo alimentan los ambiciosos deseos de unos pocos y hacen gemir en silencio a todos los otros, me cuestiono por estos mandatarios y me doy cuenta que nosotros mismos tenemos la culpa de todos estos sucesos por el simple motivo de ser sumisos y estar educados en una sociedad con valores cimentados en el temor. No fuimos educados para ser personas reflexivas, revolucionarios.
No profundizare mas en esta tema me parece que aunque se puede hacer algo no me parece el problema mas urgente que aqueja a mi patria, lo que conmueve mi cerebro esta muy ligado con los suceso que ocurrieron hoy, no veo como algo ético que unos niños estén manipulando pólvora, y no veo como justificación “es que nosotros hicimos eso y no nos paso nada” o aun peor “son niños déjenlos disfrutar”  .Y sé que algunos creerán que es algo abrupto lo que voy a decir, pero desde que nací se me dijo que soy un ser libre y como tal puedo decir lo que quiero sin que nadie pueda callarme. Es una irresponsabilidad,  no de los niños, esta responsabilidad recae en los padres y estos son los únicos que están formando personas para un país que sea sumiso y controlado por el miedo. Y muchos dirán “como con solo dejar a un niño lanzar pólvora estoy condenado a mi país”  es mas simple de lo que parece, si se pasa esta actividad se refiere a que no hay un  acato de la ley, ya que hay una norma que estipula que esta prohibida la venta de pólvora y por tanto el uso de esta sin un permiso legal. De esta forma se empiezan a “pasar por alto” y se cree que se esta sobre el poder publico. Este espejismo de libertad Cega a las personas y crea una necesidad de intentar estar sobre otros.  Y juntos somos fuertes pero al separarnos somos presas débiles.
Pero no todo esta perdido, aunque no vean con buenos ojos muchas personas se están dando cuenta que no vamos por un buen camino y que tenemos que proponer maneras de solucionar nuestras dificultades. No por unos cuantos opresores, todos tenemos que resignarnos a cerrar nuestros ojos. 




22 de octubre de 2012

Quinta Entrada, ¿Quien soy?


Alguien alguna vez me pregunto quien era. Sin pensarlo dos veces le respondí, ¿tu conoces esa sensación que recorre tu cuerpo cuando el viento acaricia tu rostro? Yo soy al igual que esa brisa una sensación. Asombrado me pregunto “pero solo consideras que eres una sensación”. Y le respondí que el hecho de mi existencia no lo podía  aceptar, y que lo único que podía decir con certeza era que el viento al igual que yo es y así no lo sea, al menos lo fue.